top of page
Buscar
  • Foto del escritorfcabieses

LA PROPAGANDA DE GUERRA DE ISRAEL Y LA ESTRATEGIA DE NEGACIÓN DEL GENOCIDIO


Autor: CARLOS FAZIO


La falsa equivalencia mediática sobre la guerra en Gaza entre una

potencia militar nuclear apoyada por una armada multinacional

compuesta por 11 países y grupos de la resistencia palestina, que por

muy bien pertrechado que estén ?incluso con armamento traficado desde

Afganistán y Ucrania? no representan un contrapeso al formidable

poderío bélico del régimen de Tel Aviv, ha sido fabricada por los

sofisticados aparatos de inteligencia militar israelíes como coartada

para llevar a cabo un genocidio de manual con la complicidad del

Occidente civilizado.


En forma paralela a la guerra de exterminio y limpieza étnica en vivo

y en directo ?que supera ya 10 mil 500 muertos palestinos, incluidos

más de 4 mil 200 niños?, en la batalla por el control y la

manipulación de la opinión pública (israelí e internacional), desde el

7 de octubre y hasta nuestros días el gobierno sionista de Israel ha

librado una guerra sin cuartel en el campo de la (des)información, que

como es natural, incorpora a su red de embajadas en el orbe; entre

ellas, la de México.


Sólo que en su estrategia de negación del genocidio y por controlar el

flujo noticioso y ganar la batalla por la mente y los corazones -al

imponer un bloqueo mediático y asfixiar informativamente a Gaza?, el

ejército israelí también ha tomado como blanco a periodistas: desde el

lanzamiento de la Operación Inundación de Al Aqsa de Hamas, van 49

trabajadores de la prensa asesinados y 24 corresponsales han sido

capturados por el ejército de ocupación, lo que eleva a 39 el número

de periodistas en cárceles de Israel.


Escudadas en la seguridad nacional y el patriotismo ?mediante la

censura militar y la mentira-, las operaciones de guerra sicológica

dirigidas a influir en la conducta del enemigo, la propia fuerza y la

población civil (israelí e internacional), han logrado enmascarar (así

sea parcialmente) la ideología etnonacionalista, colonialista y

expansionista de Benjamín Netanyahu y el partido Likud, con su régimen

de apartheid mesiánico y teocrático, su bestiario y su proyecto de

borrar del mapa a Gaza y Cisjordania, y construir una falsa narrativa

simplista y maniquea singularizada en Hamas, igual (o peor) que ISIS.


Una de las características de la gue-rra sicológica es el ocultamiento

sistemático de la realidad. Con la fabricación de su verdad oficial,

el gobierno de Israel busca manufacturar una reali-dad a modo y, con

ello, moldear la per-cepción y las emociones generalizadas,

distorsiona o falsea datos, o bien inventa otros, como las historias

sobre los 40 bebés decapitados por Hamas y las niñas israelíes

violadas y sus cuerpos arrastrados por las calles, que desde tiempos

inmemoriales pertenecen al repertorio clásico, de rigor, de cualquier

operación de propaganda de guerra. Se recurre e insiste en temas

deliberados, de manera principal a través de la sugestión compulsiva,

con miras a alterar y controlar opiniones, ideas y valores y, en

última instancia, cambiar las actitudes sociales según propósitos

predeterminados.


Como en tantos pogromos y matan-zas anteriores, que abrevan en un

larva-do proceso de deshumanización y desindividualización mediática

de las víctimas, en este caso, la población palestina (considerada

genéricamente subhumana y terrorista), la historia oficial israelí

sobre lo que ocurre hoy en Gaza (y Cisjordania) se impuso a través de

un proceso de intoxicación propagandística, intenso y muy agresivo,

facilitado por los medios de difusión masiva corporativos de Estados

Unidos, el Reino Unido y el Occidente colectivo, que de manera

negligente replican y amplifican la propaganda proisraelí sin

verificar los datos, y a la que se respalda al poner en juego todo el

peso de los más altos cargos oficiales, como en el caso de Joe Biden y

los niños decapitados o del ministro de Defensa de Israel, Yoav

Gallant, quien calificó a los palestinos de animales humanos y llamó a

Hamas el ISIS de Gaza, lo cual fue secundado por Netanyahu y el

secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin.


La vieja táctica colonial del llamado mundo Occidental y cristiano, de

deshumanizar al otro con un lenguaje zoológico. Asimismo, como decía

Franz Fanon, el opresor hace del colonizado una especie de quinta

esencia del mal; el mal absoluto, impermeable a la ética, ausente y

negador de valores. Al presentar a Hamas como salvajes, el objetivo de

la propaganda de guerra israelí es igualarlo con toda la población

gazatí (de la cual más de 40 por ciento son niños) y satanizarla

colectivamente como bárbara ?o facilitadora de la barbarie?, como arma

para justificar el genocidio y encubrir su propio salvajismo. Lo que

configura, también, todo un caso de proyección sicológica (la

inversión de la acusación, donde el verdugo se convierte en víctima).


A lo que se suman el socorrido ardid para justificar las matanzas, de

que Hamas usa a la población civil como escudos humanos, y la

equiparación del antisionismo con el antisemitismo para silenciar toda

crítica al régimen colonialista de Israel. Cabe enfatizar que el

racismo forma parte de la naturaleza colonialista, y el movimiento

sionista no es la excepción. Las políticas de eliminación -que pueden

adoptar las formas de genocidio, limpieza étnica y apartheid? forman

parte del ADN sionista desde el inicio mismo del movimiento a finales

del siglo XIX.


Tras la respuesta visceral y vengativa del gobierno de Israel, en

realidad, de lo que se trata al utilizar el mito de la guerra bajo el

falso argumento de la legítima defensa (poder del que carece Israel

como potencia ocupante de acuerdo con el derecho internacional), es de

demonizar al enemigo (Hamas peor que ISIS); arrancarle todo viso de

humanidad y cosificarlo, de tal modo que su exterminio no equivalga a

cometer brutales asesinatos en masa.


En medio de sus ataques de retaliación, punitivos e indiscriminados

contra la población civil y la infraestructura edilicia, incluidos

hospitales, mezquitas, escuelas, sedes de agencias de noticias y

ambulancias (En urbes tienes que tomar decisiones difíciles sobre

objetivos, justificó el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de

Estados Unidos, John Kirby, durante una rueda de prensa en la Casa

Blanca el 7 de noviembre), uno de los objetivos de la propaganda de

guerra israelí es sustituir el razonamiento por las emociones (en

particular el miedo, el odio, el rechazo, la abominación al palestino

o árabe) y convencer a su propia población (y al planeta en general)

de la necesidad de participar en una misión purificadora,

reivindicadora o justiciera. (En sentido inverso, se recurre a la

corrupción de la razón y el oscurecimiento del intelecto humano).


Al haber cumplido con la definición de crímenes de guerra y delitos de

lesa humanidad, según el derecho internacional, los asesinatos en

represalia y las prácticas de castigo colectivo aplicados por el

régimen de Netanyahu -similares a los que llevaron a cabo los nazis

para suprimir a la resistencia en Europa ocupada?, responden a una

estrategia militar conocida como doctrina Dahiya, aplicada por el

comandante de la Fuerza de Defensa de Israel, Gadi Eisenkot, durante

la guerra del Líbano en 2006, y luego en Gaza, en 2008.


Dicha doctrina ?que recoge el nombre del barrio de Dahiya en Beirut

occidental, según recordó en la coyuntura Scott Ritter, ex oficial de

inteligencia del cuerpo de marines de Estados Unidos?, implica el

ataque deliberado a la población y la infraestructura civil con el

propósito específico de causar grave sufrimiento y angustia a los

habitantes del objetivo elegido, al destruir simultáneamente al

enemigo (Hezbollah, en el caso libanés; Hamás en Gaza). Incluye,

además, el asesinato intencional de mujeres, niños y ancianos (lo que

califica a Israel como un Estado terrorista), porque en su intento por

borrar a Hamas de la faz de la Tierra y convertirlo en escombros

(Netanyahu y Gallant dixit), en esa guerra híbrida asimétrica no hay

leyes que protejan a los no combatientes (amén de que a priori todos

los gazatíes han sido igualados a Hamas, por lo que el único gazatí

bueno es el gazatí muerto). Peor: según publicó la ONG israelí

Breaking the silence, soldados han reconocido recibir órdenes del alto

mando israelí de disparar a matar contra niñas y niños en Palestina.

La situación ha llegado a tal grado que hasta el secretario general de

la ONU, Antonio Guterres, aseveró que Gaza se convirtió en cementerio de niños.


T

odo indica que la ferocidad genocida del gobierno ultraderechista del

Likud, en la coyuntura, alcanza a sus connacionales, incluidos

soldados, agentes de inteligencia y civiles. Con el paso de las horas

y los días, nuevas declaraciones de testigos israelíes parecen

confirmar que, desbordados por el todavía difuso ataque relámpago de

los militantes de Hamas, el 7 de octubre, mandos militares israelíes

recurrieron a la artillería pesada -incluidos tanques y helicópteros

de ataque Apache?, para enfrentar y neutralizar a los insurgentes, e

incluso pusieron en práctica el llamado procedimiento Aníbal, que

ordena a las tropas israelíes matar a sus compañeros soldados antes de

permitir que sean tomados cautivos para ser canjeados por presos palestinos.


Esa habría sido la razón del autoataque a la enorme instalación

militar israelí ubicada en el paso fronterizo de Erez, sede de la

Coordinación de Actividades Gubernamentales en los Territorios

-Ocupados- (Cogat), que funciona como centro neurálgico del asedio

israelí a Gaza, y también a residencias del kibutz Be'eri y otros

cercanos que habían sido copadas por los fedayines, así como contra

vehículos que regresaban a Gaza (con presuntos guerrilleros y rehenes)

desde el festival de música electrónica Nova.


Citando información de medios de difusión israelíes como el diario

Haaretz, Mako, Radio Israel, Yedioth Aharanoth ( Ultimas Noticias, el

mayor periódico en lengua hebrea publicado en Tel Aviv) y la cuenta de

Telegram de South Responders, periodistas de investigación como Max

Blumenthal y Jonathan Cook, desmontaron y denunciaron ?como antes

Robert Inlakesh y Sharmine Narwani en The Cradle?, la propaganda de

guerra del régimen supremacista de Netanyahu, incluida la diatriba del

embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, el 26 de octubre pasado,

quien portando una estrella amarilla adherida en el pecho con la

leyenda nunca más ( never again), gesticuló y bramó airadamente en el

podio que su país estaba luchando contra animales, antes de exhibir un

papel que mostraba un código QR con la leyenda:Escanee para ver las

atrocidades de Hamas.


Sin embargo, de acuerdo con los testimonios y el análisis de

información y videos que circularon en las redes sociales y los medios

israelíes, incluidas ocho espeluznantes imágenes de cuerpos quemados y

ennegrecidos, así como un montón de cadáveres masculinos carbonizados

en un contenedor, que se encontraban tras escanear el código exhibido

por Erdan en la ONU, más que demostrar las presuntas atrocidades de

Hamas generaron interrogantes como la formulada por Max Blumenthal en

The Grayzone: "¿Se habrían deshecho los rescatistas y médicos

(forenses) de los judíos israelíes muertos (el 7 de octubre) de esa

manera? Con el agregado de que 12 horas después de la teatralización

de Erdan en la ONU, el archivo de Google Drive sólo contenía un breve

video y entre las fotos misteriosamente desaparecidas estaba la imagen

del contenedor lleno de cadáveres carbonizados. Cuestiona Blumenthal:

"Se había borrado porque mostraba a combatientes de Hamas calcinados

por un misil Hellfire, y no a israelíes 'quemados hasta la muerte' por Hamas?"


Pero sin duda, la que parece ser la operación de fuego amigo más

singular, es la que ocurrió en la sede militar que alberga a la

División de Gaza del ejército de Israel, asiento de la Cogat, tras ser

asaltada por milicianos de Hamas y la Yihad Islámica Palestina. Videos

grabados con cámaras GoPro presuntamente instalados en los cascos de

los combatientes palestinos, exhiben a soldados israelíes abatidos en

rápida sucesión, muchos de ellos todavía en ropa interior. Blumenthal

señala que allí habrían muerto al menos 340 soldados en activo (entre

ellos algunos burócratas al servicio de la administración civil) y

oficiales de inteligencia (cerca de 50 por ciento de las bajas

confirmadas ese día), incluidos oficiales de alto rango como el

coronel Jonathan Steinberg, comandante de la brigada israelí Nahal.


Según Haaretz, el comandante de la División de Gaza, el general de

brigada Avi Rosenfeld, se atrincheró en la sala de guerra subterránea

(del cuartel) junto con un puñado de soldados (entre los que había

personal femenino), intentando desesperadamente rescatar y organizar

el sector atacado. El general Rosenfeld se habría visto obligado a

solicitar un ataque aéreo contra la propia base (en el cruce de Erez)

para repeler a los terroristas. El diario consigna que muchos

soldados, que no eran personal de combate, murieron o resultaron

heridos en el exterior. Un video publicado por la Cogat 10 días

después de la batalla -y del ataque aéreo israelí? muestra graves

daños estructurales en el tejado de la instalación castrense.


Según Jonathan Cook ?quien criticó de negligente a la BBC de Londres,

por apegarse a la narrativa del ejército israelí elaborado para ellos

y otros medios occidentales cuando había evidencias en contrario de

los propios órganos de prensa israelíes?, los helicópteros (Apache)

parecen haber disparado indiscriminadamente, a pesar del riesgo que

representaba para los soldados israelíes en la base que aún estaban

vivos. De acuerdo con Cook, Israel usó una política de tierra arrasada

para impedir que Hamas lograra sus objetivos de capturar soldados para

canjearlos después por prisioneros palestinos. Eso, a su juicio, puede

explicar la gran cantidad de soldados israelíes muertos ese día.


Al igual que Max Blumenthal, Cook señaló que el ejército uso la

llamada Directiva Aníbal, un procedimiento militar establecido en 1986

tras el Acuerdo de Jibril, por el que Israel intercambió mil 150

prisioneros palestinos por tres soldados israelíes. Tras una fuerte

reacción política, el ejército redactó una orden de campo secreta para

evitar futuros secuestros. La directiva ordena a las tropas matar a

sus propios compañeros soldados en lugar de permitir que sean tomados

cautivos, dado el alto precio que la sociedad israelí insiste en pagar

para garantizar el regreso de sus soldados.


Otro medio israelí, Mako , recogió declaraciones de militares que

dijeron que tras el rápido colapso de la División Gaza del ejército, y

cuando la mayoría de las fuerzas (palestinas) de la oleada de invasión

original ya habían abandonado la zona en dirección a Gaza, tenían en

el aire dos escuadrones de helicópteros Apache (ocho aparatos), pero

casi no había información de inteligencia que ayudara a tomar

decisiones. Los pilotos testificaron que "dispararon una enorme

cantidad de municiones, vaciaron la 'panza del helicóptero' en

minutos, volaron para rearmarse y volvieron al aire, una y otra vez.

Pero no sirvió de nada y lo entienden".


De acuerdo con las versiones de testigos oculares y de los propios

pilotos de las fuerzas especiales, el alto mando militar también les

ordenó disparar contra los vehículos que regresaban a Gaza después del

festival, con aparente conocimiento de que en su interior podía haber

rehenes israelíes, y contra personas desarmadas que salían de los

coches o caminaban a pie por los campos de la periferia de Gaza. Un

pilotos declaró que tuvo que enfrentar el tortuoso dilema de disparar

o no contra las personas y los vehículos donde podía haber cautivos

israelíes, pero optó por abrir fuego de todos modos; otro señaló que

no sabía sobre qué disparar, porque son muchos, y uno más dijo que

nunca pensé que iba a disparar a gente en nuestro territorio.


Igual ocurrió con los puestos avanzados, asentamientos y kibutz

tomados inicialmente por los combatientes de Hamas. Según el diario

Yedioth Aharanoth, los pilotos dijeron que no podían distinguir quién

era un terrorista y quién un soldado o un civil, hasta que se dieron

cuenta de que tenían que saltarse las restricciones y empezaron a

rociar a los terroristas con los cañones por su cuenta, sin

autorización de sus superiores. Así, sin ningún tipo de inteligencia

ni capacidad para distinguir entre palestinos e israelíes, los pilotos

soltaron una furia de cañonazos y misiles.


Uno de los casos más utilizados por el ejército israelí para exhibir

las aparentes atrocidades cometidas por Hamas, fue el del kibutz

Be'eri. Diferentes versiones indican que cuando el ejército llegó y

estuvo en posición, los militantes de Hamas estaban bien atrincherados

y habían tomado a sus habitantes como rehenes dentro de sus propios

hogares. Testimonios e informes periodísticos sugieren que Hamas

estaba tratando de negociar un paso seguro a Gaza, utilizando a los

civiles de escudos humanos, y el objetivo era cambiar después a los

rehenes por la liberación de presos palestinos.


El diario Haaretz ha destacado el testimonio de Tuval Escapa,

coordinador de seguridad del kibutz, quien aseguró que los comandantes

militares israelíes ordenaron el bombardeo de casas con sus ocupantes

adentro para eliminar a los terroristas junto con los rehenes.


Según el periódico, el ejército pudo tomar el control sobre el kibutz

después de que tanques bombardearon las casas, con el precio terrible

de al menos 112 residentes asesinados. A su vez, en su testimonio a

Radio Israel, Yasmin Porat dijo que cuando llegaron las fuerzas

especiales a Be'eri, eliminaron a todos, incluidos los rehenes en

medio de un fuego cruzado muy, muy intenso. Agregó que después de un

fuego cruzado demencial, dispararon dos proyectiles de tanque contra

una casa. La cuenta en Telegram de los South Responders de Israel y el

diario conservador New York Post informaron que bajo los escombros

aparecieron varios cadáveres carbonizados, incluido el de un niño.


Asimismo, la cuenta de South Responders divulgó un video que muestra

un auto lleno de cadáveres carbonizados a la entrada del kibutz

Be'eri, que el ejército israelí presentó como víctimas de

connacionales ejemplo de la sádica violencia de Hamas. Sin embargo,

como señaló Max Blumenthal, la carrocería de acero fundido y el techo

derrumbado del vehículo, así como los cadáveres en su interior,

"evidencian el impacto directo de un misil Hellfire".


Tomado de La Jornada, 13 y 15 de noviembre de 2023



17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page