top of page
Buscar
  • Foto del escritorfcabieses

INDULTAR A HECTOR LLAITUL

Autor: MARGARITA LABARCA GODDARD

Ya han pasado muchas horas y no se he publicada la sentencia o vaya a saber si la publican. Sólo hay un video en que al final aparece un señor que lee con dificultad la parte resolutiva de la sentencia. Subo el sonido, arreglo el sonido, le pido a mi hijo que me arregle el sonido pero todo es inútil. 

Como sea, escribir, pronunciarse, opinar sobre una sentencia penal si uno quiere ser serio, requiere leerla entera.

Pero cualquiera se pone a dar opiniones sin saber nada y yo también tendré que hacerlo, porque es lo que se espera que haga. En ese video en que se leyó sólo una parte de la sentencia, había varias personas y casi todas pronunciaron una frase ininteligible. ¿De dónde sacaron este sistema tan raro? ¿Así se notifican las condenas en Chile? Le escribí a una abogada que trabaja en Tribunal Oral en lo Penal de Temuco, a ver si me podía decir dónde encontrar esa sentencia, pero hasta ahora na ni na.

Espero que el compañero Llaitul y su abogado la tengan completa y legible. Porque el Tribunal será oral, pero la sentencia debe quedar por escrito.

Bueno, diré lo que pueda, al fin y al cabo el asunto no es nuevo. Lo primero que hay que decir es que la Ley de Seguridad del Estado, que se aplica para imponer una pena de 15 años por el primer delito, es una ley que viene desde la mismísima dictadura, con algunos arreglitos insignificantes. Y yo me pregunto y pienso que todos se preguntan ¿Hasta cuándo nos rige la dictadura mediante su Constitución, sus leyes y también su incultura, sus costumbres, sus miedos y sus horrores?

El problema indígena en Chile no viene de ayer ni de anteayer. Viene desde la conquista, desde hace 500 años, como en toda América, por cierto. 

Al principio, los españoles no pensaban quedarse por estos lados tan extraños. Lo que querían es encontrar riquezas, oro y plata, y volverse a España. Por eso a todos los indígenas los torturaban de la peor manera y les preguntaban ¿Dónde está el oro?

Con el tiempo, durante la Colonia se fue acabando el oro y después con la independencia, ya no era cosa de irse a Europa, sino de trabajar la tierra y producir. Les quitaban la tierra a los indígenas para dársela a colonos europeos. En el siglo XIX hubo una colonización alemana organizada por Vicente Perez Rosales, que trajo a los alemanes que ocuparon toda la zona de Valdivia, Osorno, Puerto Montt. Entre 30 000 y 40 000 alemanes llegaron al sur de Chile, se instalaron en tierras que habían sido de los mapuche, y además recibieron útiles de labranza, dinero, en fin, todo lo que necesitaran.

Y como todos los maniáticos infames se parecen, en la dictadura a todos los prisioneros les preguntaban ¿Dónde están las armas? Y nadie sabía nada porque no había armas, en Chile nunca hubo armas, o a lo mejor unas poquitas y punto. Tanto que se hablaba de lucha armada y no había nada. 

Pero de a poco se fueron juntando las armas, el Frente Patriótico Manuel Rodriguez (FPMR) tuvo algunas y empezó la lucha armada. Y allí estuvo Hector Llaitul y muchos otros valientes como Raúl Pellegrin Friedman, asesinado.

Y ahora, como no tengo la sentencia, quiero hablar de Hector Llaitul. No lo conozco personalmente, pero sé mucho de él. Ya he dicho que formó parte del FPMR. Y allí no sólo luchó por sus compañeros indígenas, sino por todos los chilenos, por todos nosotros arriesgó su vida.

¿Y a este compañero lo condenan ahora a 23 años de prisión por defender a su pueblo?

 He trabajado muchos años en materia penitenciaria y sé que todas las prisiones del mundo son horrendas, hacinadas, inmundas, falta el agua potable, llenas de ratas y cucarachas, la comida infame. En suma, nadie sale de allí después de varios años en un estado normal sino destruido, acabado, liquidado. La única excepción fue Nelson Mandela, pero quizás él era un santo o un ángel.

Entonces, todos debemos defender a Héctor Llaitul por miles de razones, pero para mí basta con esta: porque es un valiente. Porque es un valiente. Por lo tanto la consigna que debemos decir y gritar todos, ha de ser: INDULTO PARA HECTOR LLAITUL.

Ya sé que les quedan muchos recursos, pero de todos modos…

Es verdad que el gobierno lo persiguió y lo quiso ver preso. Pero ahora que ya está condenado, lo puede indultar y el presidente Boric se va a reivindicar y va a quedar como rey o más bien como un compañero presidente. Es su gran oportunidad.

MARGARITA LABARCA G.



25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page